Francisco Torres












Mar 09 2020

Gran Sembratón de cinco millones de árboles ¿se puede convertir en otra frustración ambiental?*

Francisco Torres Romero
Ingeniero Forestal
Jefe plan de restauración de bosque seco
Fundación Natura

*Nota publicada en la página web de la Fundación Natura http://www.natura.org.co/gran-sembraton-de-cinco-millones-de-arboles-se-puede-convertir-en-otra-frustracion-ambiental/

La noticia de una Sembratón de cinco millones de árboles en dos días, faltando menos de dos meses para la fecha programada, genera una serie de dudas técnicas que el Ministerio de ambiente y las autoridades ambientales deben atender.

Con bombos y platillos, el 27 de enero el Minambiente anunció una Sembratón en todo el territorio nacional. En el anuncio, se afirmó que más de cinco millones de árboles serán sembrados entre el próximo 21 y 22 de marzo en una gran jornada nacional. Así mismo, el Presidente de la República, Iván Duque, en el marco del Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza), informó a la comunidad internacional sobre la meta de sembrar 180 millones de árboles al 2022, basado en la restauración de más de 300.000 hectáreas de suelo degradado.1 Casi todos queremos que se siembren más árboles, por lo que el anuncio de estas metas para este cuatrienio tiene un buen recibo; incluso con voluntad política y mayores recursos podríamos ser más ambiciosos en estas metas.

Como Ingeniero Forestal dedicado a evaluar y ejecutar proyectos de restauración desde hace más de una década, debo manifestar que estamos de acuerdo con la idea de sembrar millones de árboles como una de las acciones para contrarrestar el cambio climático global. La siembra masiva de árboles, es una de las actividades que deben desarrollar casi necesariamente todos los países en el mundo, incluso en un estudio publicado en 2019 en la revista Science dirigido por el Instituto Federal de Tecnología de Suiza, se estimaba que el planeta podría sostener un aumento de más del 25% en superficie de bosques, manteniendo las áreas urbanas y las dedicadas a producción de alimentos, y que este incremento de los bosques podría llegar a capturar hasta un 25% del carbono presente en la atmósfera, contrarrestando una gran parte del exceso de emisiones a la atmósfera durante los últimos años.2

Pasando de los titulares positivos al análisis de cómo se piensa desarrollar la estrategia para cumplir con estas metas, lo primero a revisar es sí se cuenta con los recursos disponibles oportunamente, pues por ahora se ha informado la posibilidad de recibir 360 millones de dólares de cooperación internacional por Alemania, Noruega y Reino Unido, para ayudar a Colombia a frenar la deforestación de los bosques, el pago por servicios ambientales y la restauración.3

Teniendo aparentemente cubierto el aspecto económico, la atención y las principales preocupaciones pasan al tema técnico. La restauración ecológica y la siembra de árboles se deben hacer de una forma planificada y técnica y no a las carreras por solo tratar de registrar en medios de comunicación una noticia llamativa, por lo que la noticia de una Sembratón de cinco millones de árboles en dos días, faltando menos de dos meses para la fecha programad, genera una serie de dudas técnicas que el Ministerio de Ambiente y las autoridades ambientales deben atender.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las corporaciones autónomas hace años acabaron con sus viveros propios y las pocas que los tienen hacen producción del material requerido para cumplir sus proyectos de todo el año, es necesario preguntar: ¿existe en este momento en el país el material vegetal en diversidad de especies, calidad y cantidad, para cumplir con la dicha Sembratón? En el caso de recurrir a los viveros comerciales hay que preguntarse si los 92 viveros forestales debidamente registrados ante el ICA cuentan con disponibilidad en este momento de esta cantidad de material, si se piensa incluir especies comerciales como eucalipto, pino o teca en la Sembratón, si las corporaciones han hecho procesos de compra de material vegetal e insumos transparentes, si se conoce la procedencia, la calidad genética y fitosanitaria de las de las semillas utilizadas para propagar los cinco millones de árboles; y si se hizo una adecuada selección de especies para cada área a intervenir.

Para la siembra adecuada de un árbol, dependiendo del análisis de suelo también debe contemplarse la adición de materia orgánica, fertilizantes y un retenedor de humedad. ¿Se contempla adquirir estos insumos para la Sembratón y en qué cantidades serán aplicadas a cada planta? ¿Cómo será la logística para movilizar adecuadamente los cinco millones de árboles y los insumos requeridos a los sitios de siembra en dos días? ¿Teniendo en cuenta que quieren recuperar áreas degradadas se realizará alguna preparación previa del terreno antes de la siembra? ¿Después de la siembra se contemplan acciones de mantenimiento (riego, tutorado, acolchado, control de enredaderas, control de hormiga arriera, control de ganado), evaluación y seguimiento al material plantado? ¿Tenemos certeza que para las fechas de la Sembratón propuestas tendremos un clima favorable con invierno en la mayoría del país o tendremos regiones con pleno verano? ¿Cuántos profesionales o técnicos forestales orientarán a las personas para hacer técnicamente la actividad? ¿Se tiene coordinada y garantizada la logística para desplazar, dar alimento e hidratación para al menos unas 100.000 personas a los sitios donde se requiere hacer las siembras?.

Como antecedente, con la Fundación Natura realizamos la evaluación del Programa SINA II (2004 -2012) de la cual es necesario recoger algunas de las lecciones aprendidas para este tipo de iniciativas públicas. En la mencionada evaluación se evidenció que en el subcomponente conservación‚ restauración y manejo sostenible de ecosistemas, no se contó con indicadores de línea base que permitiese evaluar el objetivo general que se propuso. Las especies utilizadas en varios de los planes no respondieron claramente a una visión de conservación de la biodiversidad o protección de las zonas de recarga hídrica y esto‚ entre otros factores‚ respondió al hecho de supeditar el proceso a las pocas especies disponibles comercialmente en los viveros locales. No se tuvo un adecuado control de calidad del material vegetal, insumos y las actividades realizadas. En algunos casos se presentaron porcentajes de mortalidad mayores al 80%. No se priorizó el uso de especies amenazadas o en peligro de extinción. Y no fue posible hacer ninguna inferencia sobre la sostenibilidad de las acciones realizadas.

Por lo anterior, desde la Fundación Natura todas las siembras que realizamos, bien sea en terrenos públicos o privados, las asumimos con un compromiso a largo plazo, asegurando la definición de enfoques y objetivos ecológicos, la calidad del material vegetal, la correcta siembra y asumiendo cuidados y mantenimientos debidos de largo plazo. Como ejemplo de estas experiencias que pueden ayudar a orientar a las entidades públicas, tenemos el plan de restauración de bosques seco en el cual estamos propagando 500.000 plantas de 40 especies nativas para sembrar en 3 años, o las siembras anuales realizadas por la carrera verde en los últimos cinco años.

Esperamos que en el poco tiempo que falta para la fecha propuesta, se aclaren y solventen todas estas dudas ya que de no hacer las cosas bien se pueden perder muchos recursos públicos y no cumplir con el objetivo a largo plazo. Las autoridades ambientales, tanto Ministerio de Ambiente, como las corporaciones autónomas, deben ser serias y técnicas para tratar de cumplir con sus metas. De no tenerse claridad sobre estos aspectos para que no se nos conviertan las sembratones en otra frustración ambiental, propongo que se fijen nuevas fechas y cantidades de árboles a sembrar, dependiendo de las condiciones y posibilidades regionales. El fijar una meta imposible de cumplir, de entrada en tan poco tiempo, puede llevar a que desde ahora se malogren todas las buenas intenciones del cuatrienio.

Por su parte las entidades de control como la Contraloría, Procuraduría ambiental, Veedurías, deben hacer estricto seguimiento y control a los recursos públicos invertidos en este tipo de campañas, podrían por ejemplo por empezar por contarnos ¿Cómo están los arboles sembrados en las sembratones anteriores como la de 100.000 plantas en Antioquia o de 10.000 árboles en Bogotá a mediados del año pasado, y si se han hecho algunas evaluaciones cual es el porcentaje de sobrevivencia?.

_______________________________________________________________

[1] https://www.minambiente.gov.co/index.php/noticias/4608-minambiente-anuncio-gran-sembraton-en-todo-el-territorio-nacional

[2] The global tree restoration potential Jean-Francois Bastin et al. Science 05 Jul 2019: Vol. 365, Issue 6448, pp. 76-79 DOI: 10.1126/science.aax0848

[3] https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/colombia-recibira-360-millones-de-dolares-para-frenar-la-deforestacion-442608

Dejar una respuesta